Aplicaciones para matar virus

Aplicaciones para matar virus

Eliminación del virus

Los brotes pandémicos requieren respuestas eficaces para mitigar y controlar rápidamente la propagación de la enfermedad y eliminar el organismo o los organismos causantes. Mientras que las soluciones químicas y biológicas convencionales para estos desafíos son característicamente lentas en su desarrollo y disponibilidad pública, los recientes avances en los componentes de los dispositivos que operan en las bandas de Súper Alta Frecuencia (SHF) (3-30 GHz) del espectro electromagnético permiten enfoques novedosos para tales problemas.

Basándose en pruebas documentadas experimentalmente, se concibe y presenta un procedimiento de radiación in situ clínicamente relevante para reducir la carga viral en los pacientes. Adaptado a la tecnología de dispositivos médicos actualmente disponible para provocar la fractura de la membrana viral, este procedimiento inactiva selectivamente las partículas del virus mediante oscilaciones forzadas derivadas de la Transferencia de Energía Resonante Estructural (SRET), reduciendo así la infectividad y la progresión de la enfermedad.

Se calcula que las frecuencias resonantes efectivas para el Coronavirus pleiomórfico SARS-CoV-2 se encuentran en el rango de 10-17 GHz. Utilizando la relación y = -3,308x + 42,9, en la que x e y representan el número log10 de partículas del virus y el valor Ct del hisopo de garganta clínico, respectivamente; se puede utilizar una duración de exposición in situ específica para el paciente de ~15x minutos para inactivar hasta el 100% de las partículas del virus en el revestimiento de la garganta-pulmón, utilizando una dosis de irradiación de 14,5 ± 1 W/m2, que está dentro de la norma de seguridad de 200 W/m2 estipulada por la Comisión Internacional de Protección contra la Radiación No Ionizante (ICNIRP).

Nuevos inventos 2020 para covid-19

Otras empresas están trabajando para conseguir que los fagos realicen diferentes tareas. Los fagos «supercargados», creados por un grupo de Synthetic Genomics en La Jolla (California), podrían contener docenas de características especiales, como enzimas que rompen las biopelículas o proteínas que ayudan a ocultar los fagos del sistema inmunitario humano. Tratar una infección podría requerir un gran volumen de fagos, dice Elizabeth Kutter, microbióloga del Evergreen State College de Olympia (Washington), y no está claro si esto desencadenaría reacciones inmunitarias, algunas de las cuales podrían interferir con el tratamiento. Los fagos también podrían transferir genes de resistencia a los antibióticos a bacterias no resistentes, señala Lu, quien añade que las bacterias podrían desarrollar resistencia incluso a los fagos modificados. Pero a medida que se extienda la resistencia a los antibióticos, dice Kutter, habrá mucho espacio tanto para los fagos artificiales como para las terapias con fagos naturales, que también están ganando popularidad. «Creo que complementarán lo que pueden hacer los fagos naturales que han sido diseñados durante cientos de miles de años», afirma.

->  Como llega el internet a mi casa

Tecnología para prevenir el covid-19

Las bacterias probióticas suelen recurrir a las bacteriocinas para competir con otras bacterias y colonizar un nicho, como el del tracto gastrointestinal (Dobson et al., 2011a). Mientras que la microbiota intestinal comprende una comunidad dinámica y desempeña un papel integral en la salud del intestino, la bacteriocina thuricin CD inhibió el crecimiento de Clostridium difficile en un modelo de colon, sin tener un efecto significativo en el resto de la microbiota (Rea et al., 2011). Del mismo modo, una bacteriocina producida por la cepa probiótica Lactobacillus salivarius UCC118 protegió a los ratones contra la infección causada por Listeria monocytogenes (Corr et al., 2007). Otros estudios han demostrado que la modulación de la microbiota intestinal mediante bacteriocinas puede conducir a un aumento de la masa corporal (Murphy et al., 2013).

->  Como vacunar una pc

Se ha descubierto que otras bacteriocinas son activas contra los virus. La enterocina AAR-74 redujo parcialmente la replicación viral, mientras que la enterocina AAR-71 y la erwiniocina NA4 eliminaron completamente la replicación (Qureshi H. et al., 2006). Las enterocinas CRL35 y ST4V fueron activas contra las cepas de VHS-1 y VHS-2 en células Vero y BHK-21, inhibiendo las últimas etapas de la replicación viral (Wachsman et al., 1999; Todorov et al., 2005). Esta actividad antiviral de las bacteriocinas podría deberse a su bloqueo de los sitios receptores en las células huésped (Wachsman et al., 2003). La laberintopeptina A1 (LabyA1) es un lantibiótico carbacíclico que mostró una actividad consistente y amplia contra las cepas del VIH-1 adaptadas a la línea celular (Férir et al., 2013). LabyA1 mostró una actividad anti-VIH-1 muy consistente contra nueve aislados clínicos del VIH-1 y reprimió la transmisión intercelular entre las células T infectadas por el VIH y las células T CD4+ no infectadas (Férir et al., 2013). Esto inhibió la transmisión del VIH de las células DC-SIGN+ a las células T CD4+ no infectadas. Se confirmó la actividad sinérgica contra el VIH-1 y el VHS-2 utilizando LabyA1 en combinación dual con los agentes antirretrovirales raltegravir, aciclovir tenofovir, enfuvirtida y saquinavir (Al Kassaa et al., 2014). Sorprendentemente, las laberintopeptinas A1 y A2 también fueron capaces de inhibir la entrada del virus respiratorio sincitial humano (hRSV) en células pulmonares derivadas de carcinoma humano in vitro (Haid et al., 2017).

Tecnología y coronavirus

En el ámbito sanitario, el «alcohol» se refiere a dos compuestos químicos solubles en agua -el alcohol etílico y el alcohol isopropílico- que tienen características germicidas generalmente subestimadas 482. La FDA no ha autorizado ningún esterilizante químico líquido o desinfectante de alto nivel con alcohol como ingrediente activo principal. Estos alcoholes son rápidamente bactericidas en lugar de bacteriostáticos contra las formas vegetativas de las bacterias; también son tuberculocidas, fungicidas y virucidas, pero no destruyen las esporas bacterianas. Su actividad cidal desciende bruscamente cuando se diluyen por debajo del 50% de concentración, y la concentración bactericida óptima es de soluciones del 60%-90% en agua (volumen/volumen) 483, 484.

->  Tipos de router wifi

La explicación más factible de la acción antimicrobiana del alcohol es la desnaturalización de las proteínas. Este mecanismo está respaldado por la observación de que el alcohol etílico absoluto, un agente deshidratante, es menos bactericida que las mezclas de alcohol y agua porque las proteínas se desnaturalizan más rápidamente en presencia de agua 484, 485. La desnaturalización de las proteínas también es coherente con las observaciones de que el alcohol destruye las deshidrogenasas de Escherichia coli 486, y que el alcohol etílico aumenta la fase de latencia de Enterobacter aerogenes 487 y que el efecto de la fase de latencia podría invertirse añadiendo ciertos aminoácidos. Se cree que la acción bacteriostática se debe a la inhibición de la producción de metabolitos esenciales para la rápida división celular.

Acerca del autor

Elena

Soy Elena Caceres experta en ciberseguridad y aficionada de todo lo que gira entorno al Internet. Les doy la bienvenida a mi blog donde trato de compartir información actualizada sobre estos temas relacionados con la tecnología.

Ver todos los artículos